Lenguaje de Cervantes en el Quijote

Albacete » Quijote 2005 » Libros

[20050121]

Este texto pertenece a las notas de José Luis Pérez López de la edición de Un Quijote a 1 Euro:

La lengua de la época de Miguel de Cervantes tiene algunas peculiaridades que el lector debe conocer antes de adentrarse en la lectura del libro.

Así, en el nivel fónico, se producía un aflojamiento en la pronunciación de los grupos consonánticos cultos procedentes del latín: decían correción por corrección, juridición por jurisdicción, aflición por aflicción, efeto por efecto, retor por rector, solenes por solemnes, aceto por acepto, exceto por excepto, perfeta, por perfecta, etc.

La x es un fonema culto latino, que nunca se ha pronunciado en español plenamente como [ks], sino que su pronunciación se afloja es [s] en la época de Cervantes, por lo que mantenemos la grafía s en palabras con x estraña, estremado. Sin embargo, en la lengua escrita, también se producía lo contrario, podían escribir con grupos cultos consonantes que ahora se han reducido, por lo que mantenemos la grafía de los pocos casos en que esto se produce: asumpto por asunto. En la actualidad el artículo la se cambia por el delante de un nombre femenino que empiece por a tónica (el hacha afilada, el aula tercera); en la época de Cervantes este fenómeno ocurría incluso delante de a átona: el ayuda, el albarda. Se producían también vacilaciones en las vocales átonas de una palabra que cambiaban de timbre: recebido, invidia, metad, mesmo, por recibido, envidia, mitad, mismo.

Se producen también asimilaciones consonánticas entre la r del infinitivo y la /de¡ pronombre personal enclítico: oílle por oírle, y comunicallo, dalle, honralle, festejalle, regocijalle. A veces se empleaba también la paragoge o e paragógica, como arcaísmo: felice por feliz.

En el nivel morfosintáctico se producían también peculiaridades, como la utilización del pronombre personal enclítico en la lengua escrita acompañando a verbos: conocile por le conocí, y admireme, alegreme, diole, preguntole, que, de acuerdo con la reforma ortográfica académica de 1999, no acentuamos. Se conservaban las terminaciones medievales en -ades, -edes, -ides, de la segunda persona del plural de las formas personales de los verbos: pudiéredes, hiciérades, entendiérades, veredes y formas también arcaicas, como rompido por roto, trújole por trájole.

En el nivel léxico-semántico es necesario destacar que a veces el pronombre personal de tercera persona él, ellos, se emplea en lugar del de segundo persona tú, vosotros. Así, comenzando por él significa comenzando por ti; tambien le volverá a él significa también te volverá a ti; ahí lo podrán ver ellos equivale a ahí lo podréis ver vosotros. Aparecen también giros que tienen un sentido ahora inusual; así, en la aventura del vizcaíno, don Quijote justifica el espadazo que le ha dado al pobre vizcaíno y dice: «puesto que me lo tenía bien merecido», lo cual significa: «aunque, para mí, él lo tenía bien merecido».

Noticias Relacionadas

Al final de esta Introducción incluimos un Glosario, que podrá ser constatado por el lector para aclarar el significado de algunos términos y expresiones a las que no podemos alcanzar con las notas.

Edición de Don Quijote de la Mancha de la campaña "Un Quijote, un euro". 717 páginas.

Esta edición en rústica del Quijote se diferencia del resto de publicaciones conmemorativas del centenario por su práctico formato de bolsillo. Se trata de una edición más apta para el uso escolar y viajero que para saciar las necesidades de los bibliófilos. Pero cumple con los requisitos básicos: notas a pie de página, una edición a cargo de José Luis Pérez López que repasa la lengua y el estilo del libro, el contexto en que se publicó y una bibliografía esencial.

Albacity.org



Noticias más recientes
· espectáculo adraba en albacete
· abonos cultural albacete 2004 - 2005
· exposiciones en la feria de albacete 2004
· quijote 2005: diciembre 2004
· Ver Más...
Optimizado para IExplorer 6
;